Dinamarca en bici

Excursiones en bicicleta desde Copenhague

Además de un eficaz medio de transporte urbano, la bicicleta es una magnífica alternativa de excursión cuando el tiempo acompaña. No sólo para excursiones de un sólo día, sino también para rutas de un fin de semana o de varias jornadas.

Excursiones en bicicleta desde Copenhague

Desde Copenhague se pueden hacer pequeñas excursiones de un día en bicicleta a ciudades como Roskilde (30 kilómetros), Hillerød (40 kilómetros) o Helsingør (50 kilómetros), además de recorridos más cortos por la costa hasta Ishøj en el sur o cualquiera de las poblaciones del norte o, ya en el interior, por la zona de los lagos cercanos a Lyngby o Farum. Las posibilidades son múltiples y las rutas quedan a elección de los ciclistas, ya que en caso de que el tiempo empeorase o llegase el cansancio, la mayor parte de estas localidades están bien comunicadas por tren, que permite llevar la bicicleta.

Para fines de semana se puede combinar el viaje en bicicleta con la estancia en algún albergue. Desde Copenhague se puede recorrer la costa hacia el sur hasta los acantilados de la isla de Møn, atravesar la isla de Zelanda de este a oeste para volver luego en tren, o dar una ruta que pase por Roskilde, bordee el fiordo y vuelva a Copenhague por la costa del norte.

Mi favorita para un fin de semana es, no obstante, la que atraviesa Dinamarca desde la frontera alemana en Padborg, tomando el barco en Sønderborg hasta la isla de Fionia, durmiendo en Odense (unos 100 kilómetros la primera jornada) y prosiguiendo al día siguiente con un viajecito en tren hasta donde uno quiera bajarse para seguir el paseo. En Suecia, uno puede intentar perderse por el interior de la región y visitar las zonas de naturaleza, o aprovechar para recorridos más intensos por la costa.

Para los más osados quedan empresas más duras en varias jornadas. En Dinamarca hay varias rutas especialmente atractivas, como la que cruza las islas de Zelanda y Fionia y sigue paralelamente a la costa de Jutlandia hasta la frontera alemana y sigue hasta Flensburg y Hamburgo, o la que cruza todo el país de este a oeste hasta Esbjerg, o -la más ambiciosa de todas- la que sigue la costa de Jutlandia hacia el norte hasta llegar a la punta de Skagen.

Excursiones en bicicleta por el sur de Suecia

En Suecia es un poco más complicado, ya que sólo una mínima parte de los trenes– los Øresundtog que proceden de Dinamarca- permiten llevar bicicletas, lo que limita un poco las posibilidades. Sin embargo, son posibles y recomendables excursiones desde Malmö tanto por la costa del norte como la del oeste. En HelsingborgLund y Landskrona también hay interesantes parajes naturales que valen la pena para una excursión de un día.

Quedan como grandes excursiones en bicicleta las grandes alternativas de las excursiones a Estocolmo o Goteborg. Además de muchas otras rutas por la naturaleza que llevan a lugares menos conocidos, pero no por ello menos interesantes.

El problema es que, un vez alcanzados los objetivos, surge la pregunta que qué se puede hacer con la bicicleta. Los servicios de los ferrocarriles suecos ofrecen, en todo caso, la posibilidad de facturarla como equipaje. Sólo en las zonas que están conectadas con los llamados Øresundtog permiten esta posibilidad, aunque esto reduce las posibilidades de viaje hasta Kalmar, en la costa sureste del país.

Artículos relacionados