viajar a copenhague

Viajar a Copenhague

Copenhague es una ciudad bien comunicada. Tanto por tierra como por aire, ofrece a los viajeros un buen servicio de transportes. Por tanto, no es demasiado difícil llegar a ella desde España y, desde algunas ciudades, por bastante poco dinero.

En principio, la mejor alternativa para volar a Copenhague desde España es Madrid. Iberia tiene un vuelo diario directo, mientras que SAS tiene otros dos. El viaje dura alrededor de tres horas y media.

En Iberia, hay que tener en cuenta las ofertas de compra anticipada, que pueden reducir notablemente el precio del viaje, aunque con el inconveniente de que la estancia en la ciudad no puede ser mayor de 14 días. También conviene dar una vuelta por la página web de la compañía, en la que se pueden encontrar ofertas de última hora. Además, ofrece buenos precios para las combinaciones con otros destinos españoles vía Madrid. Las dos compañías tienen precios especiales para jóvenes o estudiantes, aunque no se pueden esperar, pese a todo, grandes descuentos.

Otra aerolínea de reciente entrada en el mercado es Norwegian, que está ofreciendo vuelos muy económicos a Copenhague desde Madrid y Barcelona, así como desde otros aeropuertos españoles, aunque con menores frecuencias semanales.

Las zonas de la costa tienen mucho potencial turístico entre los daneses y eso lo han sabido aprovechar especialmente las compañías aéreas de precios reducidos, que han abierto en los últimos años varias líneas que conectan Copenhague con varios puntos de la costa mediterránea española a precios muy bajos.

Es el caso de Barcelona o Palma de Mallorca que, pese a que también tienen servicio de vuelos directos desde Copenhague con SAS ha visto como otras compañías de bajo coste han establecido conexiones directas durante varios días de la semana con estos destinos, a los que- si se consigue encontrar los billetes más baratos- se puede viajar por muy bajo precio. A estos destinos hay que sumar los de Alicante y Málaga, que también tienen sus líneas directas.

Para quien no le importe hacer escalas, hay alternativas con unos precios muy razonables. Quizá la más interesante sea la de Air France. También conviene tener en cuenta a Brussels Airlines, que vuela con escala en Bruselas. Los precios dependen mucho de la disponibilidad de plazas, el día que se reserva y las ofertas especiales. Por una cifra parecida se pueden comprar billetes con las ofertas de KLM, vía Amsterdam, con una calidad bastante mejor. También otras compañías como Swiss ofrecen combinaciones de vuelos a un precio razonable.

Lo mejor es comparar precios en alguno de los buscadores de vuelos que hay en Internet, como éste de Skyscanner.

Llegar a Copenhague en tren

Para llegar a Copenhague por tren, todas las conexiones del sur de Europa pasan por Alemania.

Hamburgo es la ciudad clave en las conexiones a Copenhague, ya que desde ella salen diariamente tres trenes directos hacia la capital danesa y varios más que llegan hasta la península de Jutlandia, donde se puede hacer transbordo.

El camino más directo hacia Copenhague es a través de la conexión de barco Rødby-Puttgarden, que continúa hacia Hamburgo vía Lübbeck. Sin embargo, para quien quiera hacer paradas intermedias en la península de Jutlandia o en el caso de que se viaje en los trenes nocturnos, el camino desde Copenhague hasta Alemania se puede hacer vía Odense y Jutlandia. El expreso nocturno no concluye su trayecto en Hamburgo, sino que continúa hacia otras ciudades del sur de Alemania, entre ellas Munich.

Desde el resto de países escandinavos, las comunicaciones por tren con Copenhague son bastante eficaces. Hay conexiones de autobús frecuentes con Oslo, Estocolmo y Goteborg y varios trenes diarios a estas dos últimas ciudades suecas.

Desde Malmo, hay un tren cada veinte minutos a lo largo del día y uno cada hora durante la noche. Estos trenes continúan su trayecto en la mayor parte de los casos hasta Helsingborg, Landskrona y Lund.

Llegar a Copenhague en coche

Para quien quiera viajar en coche existen las mismas alternativas. Se puede tomar el camino del norte desde Hamburgo hasta Jutlandia, o se puede circular hasta Puttgarden y llegar en barco a las islas del sur de Dinamarca, que están bien comunicadas con la capital.

Para quien quiera tomar la ruta de Jutlandia, debe saber que el camino es más largo y, además, tiene un peaje de cerca de 30 euros para atravesar el puente de Storebælt, mientras que en la otra ruta tan sólo hay que contar el billete del barco.

Puente Storebaelt

El Puente Storebaelt conecta Copenhague y la parte occidental de Dinamarca.

 

Cabe también una tercera posibilidad, la más recomendable si se viene del este de Europa o desde Berlín, que es tomar el barco en Rostock hasta Gedser, en una travesía de un par de horas, pero que puede ahorrar un buen número de kilómetros de carretera a quien proceda de aquella zona.

Llegar a Dinamarca en autobús

No hay conexión directa de autobús regular desde Copenhague hasta España, aunque para quien quiera, es posible hacer transbordo en Hamburgo, Berlín o París. Personalmente, no lo recomiendo. Es tremendamente incómodo y sale por el mismo precio del avión.

Además, se puede llegar por barco a la ciudad desde Oslo y Gdansk, en Polonia, ya que hay líneas regulares.

Para saber más de como llegar desde los aeropuertos de la zona a Copenhague o como moverse dentro de la ciudad, le sugerimos que consulte nuestra sección de Transportes.

Dónde alojarse en Copenhague

Sobre el alojamiento, la mayor parte de los hoteles están en el centro o en el barrio de Vesterbro, en la zona cercana a la estación central. Sin embargo, hay hoteles en casi todos los barrios.

Para quien prefiera los albergues, que sepa que los de la red nacional Dan Hostel están bastante alejados del centro de la ciudad, aunque hay algunos albergues privados que tienen una situación privilegiada.

Artículos relacionados